Sobre mi

Periodista venezolana. Madre de dos aventureros: Isabella y Gianluca. Y esposa de Italo, mi cómplice de aventuras. Actualmente residentes en Suiza. 

 

Espero que mis textos y fotos te motiven a vivir de viaje. ¡Bienvenido!

Bettina Russian

info@vivedeviaje.net

 

 

© 2019 Vive de Viaje. Creado con Wix.com

  • Bettina Russian

Cómo usar Airbnb, sin pasar un mal rato

Descubre cómo sacarle provecho a esta plataforma online y reservar un inmueble vacacional, sin mayores contratiempos

Imagen de TeroVesalainen en Pixabay.

Según cada experiencia, Airbnb genera reacciones de amor-odio entre muchos viajeros. En nuestro caso –y después de usar esta plataforma online más de 30 veces- la experiencia general ha sido más que satisfactoria. Nos ha ofrecido mayor flexibilidad al momento de organizar nuestros viajes y espacios más grande y cómodos, por menos precio.

A través de Airbnb (acrónimo de airbed y breakfast) anfitriones en todas partes del mundo publicitan sus alojamientos y contratan el alquiler de sus propiedades. Luego, estos deben valorarse mutuamente, como referencia para futuros usuarios.

La primera vez que usamos Airbnb fue en 2016 (un poco tarde, en comparación con muchos viajeros). Al principio nos generaba algo de desconfianza pero, viviendo en Europa, se convirtió en una herramienta ideal para organizar nuestros viajes y escapadas de fin de semana.

Desde entonces, para algunos destinos utilizamos esta plataforma y para otros somos “vieja escuela” y preferimos los hoteles. En estos casi cuatro años, solo he tenido tres contratiempos al usar Airbnb: 1. Pagamos por una casa con piscina y después nos indicaron que debíamos pagar extra si la queríamos climatizada. 2. Una vez conseguimos un plato sucio en una despensa, lo que reportamos al anfitrión. 3. El aire acondicionado no funcionaba correctamente, y se lo hicimos saber al dueño.

Aparte de esto, nuestra experiencia ha sido positiva. La mayor ventaja ha sido la privacidad y espacio que ofrecen estos lugares, en comparación con hoteles masivos. Igualmente hemos conseguidos excelente ubicaciones en ciudades congestionadas, a un menor precio. Y adicionalmente, hemos podido hospedarnos en inmuebles muy característicos. Por ejemplo, en Santorini nos hospedamos en una casa cueva real.

Sin embargo, he escuchado muchos comentarios negativos de personas que han utilizado la plataforma con poco éxito. Por ello, quiero compartir contigo mis recomendaciones para alquilar un inmueble vacacional en Airbnb y que hasta ahora me han resultado beneficiosas:

  • Primero, asegúrate de reservar el “alojamiento entero” en el filtro “tipo de lugar”. Así tendrás mayor privacidad al no tener que compartir la sala, cocina o baño con alguien que no conoces.

  • Si viajas en auto, cerciórate de aplicar el filtro “estacionamiento gratuito en las instalaciones”. Luego, confirma con el anfitrión antes de reservar para que te indique el tamaño del estacionamiento (en caso de que viajes en un auto muy grande), ubicación, etc.

  • Opta por los espacios que tengan buenas recomendaciones de los usuarios y lee las valoraciones más recientes antes de tomar una decisión. Mientras más evaluaciones tenga, mejor.

  • También puedes asegurarte de que se trate de un “súper anfitrión”, propietarios experimentados, con evaluaciones excelentes, que se esfuerzan más por ofrecer buenas estancias a sus huéspedes.

  • Si te gusta un lugar “nuevo”, busca si el anfitrión tiene otras propiedades y cuáles son los comentarios en estos inmuebles. Esto te puede ayudar a tomar una decisión más informada.

  • · Filtra las evaluaciones malas que no se aplican a tus criterios. Lo que para algunos es malo, tal vez para ti no lo es. Además, debes estar claro en que si quieres pagar poco, justificadamente obtendrás menos.

  • Si eres una persona exigente, opta por las opciones Plus y Luxe, donde Airbnb certifica que los inmuebles cuentan con más comodidades y ciertos lujos. Lo hemos usado un par de veces y ha resultado excelente.

  • Si no estás 100% seguro de las fechas en las que planeas viajar, busca opciones con cancelación moderada o flexible para tu comodidad.

  • Revisa las reglas de la casa antes de reservar, por si acaso algunas te parecen exageradas o insólitas.

  • Chequea cuáles son los servicios que incluye y si concuerdan con tus requerimientos.

  • Si viajas a una ciudad con equipajes muy grandes o coche de bebé, cerciórate que el espacio esté en plata baja o que cuente con elevador. Recuerda que nadie te ayudará a bajar y subir las escaleras con todo ese peso, a diferencia de un hotel.

  • Que el inmueble tenga Wifi es vital. Mi esposo siempre necesita trabajar en su laptop en las noches y obviamente resulta ideal si no quieres gastar la data de tu celular viendo las fotos del viaje o planificando las actividades del día siguiente.

  • Siempre, siempre y siempre contacta al anfitrión antes de reservar. Déjale claro tu plan de viaje, hora de llegada y hora de salida. Organiza cómo será el check in y el check out, así no tendrás que esperar y pasar un mal rato.

  • Se sincero con la cantidad de personas que se van a hospedar en el inmueble. Por ejemplo, si el espacio es para dos personas pero quieres incluir a un niño, informaselo al anfitrión para tomar una decisión consensuada y que todo quede por escrito en el chat.

  • Si viajas en verano asegúrate que el inmueble tenga aire acondicionado. Lo mismo aplica para la calefacción y el invierno, si no quieres pasarla mal.

  • Si tienes dudas sobre el número de habitaciones o camas en el inmueble, pregunta al anfitrión antes de reservar.

  • Y finalmente, mantén tú también un buen perfil en Airbnb. Se considerado con el espacio y déjalo tal cual como lo conseguiste. De esta forma obtendrás buenas evaluaciones, sobre todo si luego quieres reservar un inmueble que tenga un anfitrión más exigente. Recuerda que también el que alquila tiene mucho que perder.