• Bettina Russian

Oeschinensee, uno de los lagos más bellos de Suiza

El contraste entre el azul turquesa de sus aguas y las montañas de piedra que lo rodean, lo convierten en un lugar mágico


En su zona más profunda, el lago alcanza los 60 metros

Uno de los secretos mejor guardados de Suiza sin duda es Oeschinensee. Digo “secreto” porque cerca de la zona de Kandersteg, en las tierras altas de Berna, existen muchos lugares de montaña, lagos y cascadas que suelen ser más populares. Nosotros nos enteramos gracias a un amigo que nos lo recomendó, porque le comentamos que estaríamos visitando la zona de Interlaken.

¡Y qué grata sorpresa nos llevamos! Porque este lugar, Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO, ha sido uno de mis favoritos en Suiza. El paisaje del lago con las montañas en el fondo parece una pintura surreal.

Visitamos Oeschinensee un 1 de junio y tuvimos mucha suerte porque el día estaba soleado para disfrutarlo al máximo. Mi primera recomendación es llegar temprano, o al menos antes de las 10am, ya que el estacionamiento se llena. Cuesta 5 francos el día.

La subida en teleférico cuesta 28 francos por adulto o 14 francos half fare/niños. Es corta pero agradable, y te va dando una idea de la maravilla de paisaje que verás al subir. Pero antes de salir corriendo a tomar fotos, nosotros preferimos montarnos en el tobogán de verano que está cerca de la estación de montaña. Solo funciona si no está lloviendo y cuesta 27 francos (5 paseos).

A nosotros nos encanta la adrenalina que ofrecen estos toboganes al aire libre y a nuestros niños también, así que un solo paseo con ellos no es suficiente. Además como fuimos temprano, no había tanta gente asi que lo disfrutamos al máximo.

Después de nuestra dosis de emoción, empezamos la caminata por el sendero principal que va desde la estación de montaña hasta el lago. El sendero es perfecto para ir con niños y hasta con coche de bebé, por ende se trata de un paseo bastante familiar y fácil.

Durante el trayecto aprovechamos para tomarnos fotos con las hermosas montañas de fondo, hasta llegar al Panorama Restaurante zur Sennhutte. ¡No podíamos creer lo que estábamos viendo! El azul turquesa del lago parecía irreal, justo con las montañas de piedra nevadas al fondo. Una belleza.

Este mirador es el lugar ideal para tomar fotos, así que no lo dejen por visto para irse directo a la zona del lago donde están las posadas. No importa caminar un poco más, realmente vale la pena. Desde allí, nosotros decidimos cruzar un pequeño puente sobre un rio que está muy cerca y bajar por un camino más rocoso y complicado hasta el lago.

Si van con niños muy pequeños, mejor opten por regresarse por el sendero grande y tomar luego la vía que va hacia la zona de las posadas. Por esta vía también pasa un autobús eléctrico pequeño que llega hasta el Berghotel Oeschinensee, ideal para aquellos que se van a hospedar allí y no quieren hacer la caminata con los bolsos. También resulta útil para aquellos que van con adultos mayores y bebés. Cuesta 16 francos ida y vuelta por adulto y 8 francos ida y vuelta half fare/niños.

En esta zona del lago están las dos posadas- restaurantes, hay un área para pescar y también alquilan botes de remo para darle la vuelta al lago. Cuestan 26 francos una hora o 15 francos media hora, y solo están disponibles en primavera-verano.

Nosotros llevábamos nuestro picnic, asi que nos sentamos en un lugar estratégico frente al lago para comer y disfrutar la vista. Mucha gente lleva leña para cocinar salchichas, hamburguesas, etc. Luego me enteré que también se puede comprar la leña allí y reservar una cesta de camping a través de la página web: oeschinensee.ch. Muy práctico para aquellos que deseen llevar menos cosas. Eso sí, desconozco los precios que obviamente deben seguir el rango suizo.

Después de comer, caminar alrededor del lago, lanzar piedras y disfrutar de la vista y sonido de la cascada del fondo, nos devolvimos por otro sendero hacia la vía principal que nos llevaría de vuelta a la estación de montaña.

Hay muchos senderos desde la zona del estacionamiento hasta la montaña. También se le puede dar la vuelta al lago caminando, por su puesto algunos son más largos o más difíciles que otros. Así que hay entretenimiento para todos los gustos.

En invierno, Oeschinensee es muy conocido por su zona de ski para principiantes, Además se puede patinar sobre hielo ya que el lago se suele congelar de diciembre a abril. Este lugar nos gustó tanto que estamos planeando visitarlo también en invierno y tal vez hospedarnos en una de sus posadas. Definitivamente, Oeschinensee es uno de los lugares más bellos que hemos visitado en Suiza.



Sobre mi

Periodista venezolana. Madre de dos aventureros: Isabella y Gianluca. Y esposa de Italo, mi cómplice de aventuras. Actualmente residentes en Suiza. 

 

Espero que mis textos y fotos te motiven a vivir de viaje. ¡Bienvenido!

Bettina Russian

info@vivedeviaje.net

 

 

© 2019 Vive de Viaje. Creado con Wix.com